"La clave es hacer de los problemas virtud"

 
Marco Echevarría -Arquitecto- 
03/09/2020 / Marco Echevarría -Arquitecto- 
Texto: Javi González

Si todo transcurre con normalidad, este será el primer curso lectivo de la guardería del Parque Científico y Tecnológico de Cantabria (PCTCAN). Un espacio concebido para facilitar la conciliación de los trabajadores de las numerosas empresas allí instaladas. El proyecto es obra de La Casa Construida, un pequeño estudio de arquitectura situado en la Puebla Vieja. Marco Echevarría (Laredo, 1971) nos cuenta cómo junto a su socia y mujer Magda García, concibieron ese entorno, sin perder nunca de vista a los niños. Aprovechamos la ocasión para arrancarle unas oportunas reflexiones en torno a nuestro casco histórico.

Tu obra se inserta en un espacio muy dinámico arquitectónicamente hablando
El Parque Científico y Tecnológico (PCTCAN) ahora mismo es un conjunto de edificios a cual más singular. La verdad es que entras allí y es uno de los espacios con la arquitectura más moderna de Cantabria. Yo, en un edificio reducido, de 450 metros cuadrados, en el centro del parque,  decidí hacer un prisma perfecto, muy nítido volumétricamente, que no compitiera con aquella arquitectura singular, tan grande y tan potente, y volcar esa espacialidad y esa diferenciación en el interior, para los niños. 

¿Qué opción tomaste para sacarle partido?
Decidimos incorporar los espacios al aire libre dentro del edificio, para que no hubiese una barrera que franquear al salir a jugar. De esta forma, los espacios destinados a recepción y recogida de los niños se integran y configuran una guardería-patio. Por otro lado, el prisma perfecto lo fuimos distribuyendo en función de los usos contemplados: aulas, zonas de descanso, administración y cocina, todo al final envuelto en un rectángulo nítido. Todos los espacios que quedan entre esos volúmenes cerrados y opacos son los espacios para el esparcimiento de los niños, desde las zonas de diversión al aire libre, con la cubierta en el acceso para los padres.  Luego hay cambios de escala. La zona de comunicación de los espacios deja de ser un pasillo y se convierte en un espacio de juego, de estancia, de relación.

Aprovechado al máximo
Hay un juego que me gusta mucho, que es el cambio de escala:  La zona central, inundada de luz, es un espacio donde los niños pueden interactuar a la vez. Y después están lo que yo llamo diver espacios, los pequeños espacios que se generan entre las cajitas que albergan los usos específicos: diver pinta, con las paredes de pizarra para pintar;  diver bolas, una piscina de bolas; o el diver cajas. Son espacios a escala de los niños pequeños, para cuando les interesa concentrarse en su pequeño universo. Rinconcitos que se generan entre las cajas cerradas, que son siempre entradas de luz, caracterizadas por paneles de aluminio dorados. 

Precisamente la luminosidad es otro de sus fuertes
Lo que buscaba era un cierre que permitiera el paso de luz, que fuera seguro, que caracterizase la imagen del edificio. Y di con la idea. Son paneles de aluminio que están perforados, van de más opacos en la parte inferior, y a medida que ascienden hacia el cielo, se transparentan. Concilian la privacidad de los niños, con la luminosidad. 

Una cosa llamativa fue el concepto de la iluminación artificial. Cuando empecé a dibujar el plano, inicialmente llené los techos de puntos de luz en una distribución regular. Pero decidí borrarlo todo, y empecé  de nuevo. En esta ocasión aposté por dibujar rayos láser. Cada hilera se enciende a la vez, y genera un efecto muy curioso, muy llamativo. Ha sido una innovación que ha llamado la atención, es muy singular y apropiada para una guardería. Un elemento divertido. 

Háblame de tu formación
Yo estudié Arquitectura en Valencia. Me licencié en el año 99. Anteriormente, fui a Irlanda a hacer BUP, y COU lo hice en EE.UU. Luego hice selectividad ya en España. Y elegí ir a Valencia, a la costa. Allí estuve 10 años, entre terminar la carrera y trabajar, ya que compatibilicé ambas ocupaciones. Los encargos aquí en Cantabria cada vez fueron pesando más. Mi mujer y socia, Magda, es valenciana. Estuvimos un año yendo y viniendo mucho entre Valencia y Laredo. Hasta que el trabajo aquí fue mayor que el de allí y nos vinimos. 

¿Cómo concibes la Arquitectura?
Cuando estás estudiando la carrera te dejas influenciar por los Frank Gehry y otros grandes de la Arquitectura. Sobre todo en segundo curso, cuando empiezas con los proyectos, y recurres a lo que has visto en las revistas. Al final, yo de lo que parto es de los condicionantes. Y son los condicionantes los que me dan respuestas. Hay condicionantes que son muy complicados: el entorno, la orientación,  si tienes al lado un desnivel grande, las vistas, el programa o uso,  y luego el cliente, por supuesto. Pero cuando trabajas para un cliente no concreto, por ejemplo en este proyecto, o cuando hicimos la bolera cubierta de Ampuero, los condicionantes son los que, a mí por lo menos, me llevan a la solución. Cuando detectas unos problemas tremendos, hacer de los problemas virtud, hacer que el edificio responda a esos problemas, los solucione, y sea esa la virtud del proyecto, es la clave.  Resolver los problemas es lo más importante y lo que conduce a una solución efectiva. 

En el duelo estética-funcionalidad, ¿quién gana la batalla?
La funcionalidad es esencial. Si no está bien resuelto, si no es funcional, no puede ser buena arquitectura. La estética tiene que tener un por qué, los caprichos yo al menos no los contemplo. No me parece razonable. 

¿En qué terreno os movéis más?
Hemos hecho muchas cosas: obra nueva, rehabilitación, algunos trabajos para la administración. Hemos terminado recientemente la cubierta de Pasabolo en Ampuero. Hace unos años hacíamos promociones, pero ahora estamos con proyectos de obra pública, y luego volcados en la rehabilitación. En la Puebla Vieja trabajamos mucho, la mayor parte son reformas parciales, no son reformas integrales. Pero sí que vamos haciendo cirugía  puntual, reparando cosas que nos satisface mucho, porque mejoras la calidad de vida de las personas. Y a la vez, recuperas o mantienes Patrimonio. Por eso estamos en la Puebla Vieja

La vuestra es una apuesta firme por este entorno
A nosotros siempre nos ha gustado mucho. Y al final nos vinimos aquí, estamos enamorados de la Puebla Vieja, es la que más personalidad tiene, el patrimonio histórico y artístico de Laredo está aquí condensado. Decidimos venirnos. En el tiempo que llevamos, nos han venido otras personas interesadas también en instalarse en el Casco Histórico, con estudios de decoración y otras ideas. Sería un motor esencial que se instalaran negocios que no se limiten a bares, y garanticen que la Puebla Vieja tenga vida todo el año, también en el invierno.

Hasta contáis con un espacio expositivo
Sí,  el PeCA: Pequeñísimo Centro de Arte. Es un gesto, una declaración de intenciones. Era un deseo que teníamos ambos, dedicar unos metros de nuestro espacio a este menester, que sirviera  de antesala al Estudio, para hacer presentaciones, exposiciones, actividades relacionadas con la Cultura. Como no pudo ser una sala, dadas las reducidas dimensiones de que disponemos, fue una pared. Y por aquí han pasado ya diferentes artistas, que salen encantados del sitio, y seguiremos trayendo nuevas propuestas.

¿Por qué La Casa Construida?
Estuvimos dándole vueltas al nombre, y preguntamos a nuestra hija Carla, que entonces tenía 8 años, cómo le llamaría ella. Y respondió: La Casa Construida. Nos reímos un poco, pero nos gustó. Y así le pusimos.

¿Cuál sería tu receta para la Puebla Vieja?
El Plan Especial de la Puebla Vieja está obsoleto, tiene errores y no atiende a la realidad actual. Los políticos en las campañas se centran en este entorno, y creo que lo hacen de buena fe. Yo no sé por qué cuesta tanto recuperar las calles. Promover de forma privada es complicado porque los promotores no ven compensados los precios. Las ayudas a las comunidades se dan, pero es muy lento, y deviene en reparaciones muy puntuales que no causan el efecto que requiere la Puebla Vieja. El cableado de las calles hay que eliminarlo; los pavimentos están hechos polvo. Hay ayudas del Gobierno de Cantabria, hay fondos europeos. Hace falta gestionarlo bien y con ganas. Creo que en el Ayuntamiento debiera haber una oficina técnica exclusivamente para ello. Hay muchas comunidades en la Puebla Vieja que desconocen la existencia de ayudas. Creo que se les podría hacer llegar la información.  

Si hablamos de un horizonte temporal realista...
En un plan a diez o veinte años se podría lograr muchísimo. Pero está el problema del cortoplacismo político, y esa búsqueda de resultados inmediatos es un condicionante muy negativo. Es complicado, pero tiene arreglo. 

¿Qué actuaciones se podrían hacer a escala pequeña?
Laredo tiene uno de los Centros Históricos más importantes de Cantabria, y, sin embargo, no lo tenemos a la altura de otros que da gusto recorrer.  Para que un lugar esté bien lo que hace falta es vivirlo, que haya actividad, comercial, cultural… Lo demás es un parche. Intentar embellecer algo pero que no suponga un atractivo para abrir un negocio, para llenarlo de vida, no sirve de nada. Es cosmética. La vida ciudadana lo cambia todo. Hay que potenciar que se abran negocios aquí arriba. Eliminar gastos, eliminar impuestos, facilitar que se abran negocios son acciones que sí ayudarían. Porque lo que hace falta es que venga gente. A comprar, a pasear, a crear, a leer un libro, a vivir.  A nivel de comunidades es muy complicado, porque hay pisos abandonados, otros son de herederos que no viven, y llegar a acuerdos es complicado. Hay que hacer fuerza en este sentido. Y luego contar con las ayudas.  En el capítulo de buenas prácticas, como acción encomiable, destacaría el trabajo de los Voluntarios de la Puebla Vieja, personificado en Montse Villanueva. Es una iniciativa ejemplar. Una pasada. 

¿Qué encargo te gustaría acometer?
No te sabría decir. Para mí todo tiene la misma importancia.  Lo que yo deseo siempre es la confianza del cliente. La confianza del cliente lo cambia todo. Entiendo que cuando te contratan, por ejemplo para hacerles una casa, están arriesgando mucho dinero,  y apenas te conocen. Entonces, depositar la confianza en alguien para que lleve a cabo algo tan importante como su casa, es difícil. Pero si se logra esa confianza, todo va a salir mucho mejor. Nosotros vamos a trabajar más a gusto, él va a estar mejor, más feliz, y la casa va a responder mejor a sus necesidades. ¿En qué proyecto? En cualquiera. 

¿Cómo valoras ahora la profesión?
Yo creo que cuando estudiamos la tenemos idealizada. Nos preparan muchísimo técnicamente, y también artísticamente, pero el mundo laboral es otro. No te forman nada respecto a enfrentarse a los problemas del día a día. La relación con la Administración, sean ayuntamientos, consejerías, la Confederación Hidrográfica, Medioambiente, Cultura…. Todo eso, cuando sales de la Escuela de Arquitectura, lo ignoras. En la obra se aprende muchísimo. Y la experiencia es importantísima. De estudiar, respecto a esto,  sales con cero. Todo se aprende en el día a día.  Por supuesto, gracias a esa experiencia, acabas siendo mucho mejor arquitecto que cuando acabas la carrera. 

Para cerrar, una pincelada sobre tu vocación pictórica
Me gusta mucho pintar, uso acuarela y acrílico, principalmente. Desde hace un año me ha dado por pintar el mar. Tengo mares en muchos formatos y en varias técnicas. Me gustaría exponer el mar este otoño, aunque no tengo claro el lugar, y encima con la pandemia y sus limitaciones, es más complicado. Pintar es algo que me apasiona.   Soy un asiduo al concurso de Pintura de la Puebla Vieja que organiza la Asociación de Amigos del Patrimonio de Laredo. Me parece una iniciativa fantástica.
 
Por cierto, déjame apuntar que Laredo ya merecía una sala de exposiciones como la que se ha inaugurado recientemente en el Viejo Ayuntamiento. Crucemos los dedos para que tenga continuidad, porque es algo importante. Una sala de exposiciones de cierto tamaño, que pueda acoger exposiciones de cierta categoría, es un lujo, muy necesario para Laredo. Está también la Sala Rúas, que hace un trabajo genial. O Passe Partout y  nuestro PeCA. Pero este nuevo espacio es un gran regalo, para poder ver la obra de artistas reconocidos. 

Para saber más sobre La Casa Construída, pulsa aquí 
Compartir:  Compartir en FacebookCompartir en TwitterCompartir por correoCompartir en PinterestCompartir en Whatsapp

Tiendas, servicios y
Comercios Destacados

Compra en Laredo, hoy más que nunca, comercio de proximidad
Cargando
Sólo vendemos inmuebles en exclusiva
Sólo vendemos inmuebles en...
Sólo vendemos inmuebles en exclusiva
Ver promo
Ver promo
Un hogar ideal existe
Un hogar ideal existe
Un hogar ideal existe
Ver promo
Ver promo
¿Tienes un golpe en tu coche?
¿Tienes un golpe en tu coche?
¿Tienes un golpe en tu coche?
Ver promo
Ver promo
Organizamos todo tipo de eventos
Organizamos todo tipo de...
Organizamos todo tipo de eventos
Ver promo
Ver promo
Las mejores marcas en moda
Las mejores marcas en moda
Las mejores marcas en moda
Ver promo
Ver promo
Marisco y pescados frescos
Marisco y pescados frescos
Marisco y pescados frescos
Ver promo
Ver promo
Comments System WIDGET PACK
https://www.laredulin.com//protagonistas/la-clave-es-hacer-de-los-problemas/ia919
acolor.es - Diseño de paginas webbuscaprat.com - Guia comercial de el prat
aColorBuscaprat
Registrarse





... ...